Una capilla en la Almudena

El escultor fue elegido para tallar el monumento a Josemaría Escrivá de Balaguer que se encuentra en la Catedral, así como los cuatro relieves que decoran el recinto sagrado.

Opus Dei - Una capilla en la Almudena

Gaceta de Salamanca Una capilla en la Almudena (PDF)

*****

La Catedral de la Almudena también tiene el sello del artista salmantino. La escultura de Josemaría Escrivá de Balaguer que se encuentra en una de las capillas de la girola, es fruto de las virtuosas manos de Venancio Blanco. “Su actitud es de espera, para recibir a cuantos acuden a él. He querido destacar la postura de las manos, que adelanta hacia el que llega, ofreciéndole su abrazo entrañable”, explica el artista. Enmarcando dicha escultura, en esta misma capilla se pueden admirar cuatro relieves también realizados por el salmantino.

Junto a la Catedral, calles, jardines, colegios o centros comerciales madrileños también disfrutan del arte de Venancio Blanco, obras que plantean un itinerario no programado a través de sus temas habituales. En el aparcamiento de la plaza de Colón se encuentra ‘Reposo’, propiedad de Aena, y muy cerca de su taller, en el bulevar de Arturo Soria, hay un conjunto monumental que incluye cuatro trabajos del grupo de los ‘Seis Escultores’.

Aquí se puede ver el virtuosismo de César Montaña, Joaquín García Donaire, Jesús Valverde y Venancio Blanco. Estos cuatro artistas del periodo neofigurativo de la segunda mitad del siglo XX compartieron estudio a partir de la década de los 60, y durante más de treinta años.