“Regreso a Ítaca”, volver a creer a los 50 años

“Regreso a Ítaca” es un reportaje multimedia que recoge seis historias de personas maduras, en torno a los 50, que después de muchos años sin práctica religiosa han vuelto a la Iglesia. El reportaje ha sido presentado hoy en Madrid y destaca el símil de Ítaca como símbolo de hogar y del regreso a casa de un converso.

21 RS “Regreso a Ítaca”, volver a creer a los 50 años

“Ítaca, isla del mar Jónico, es el símbolo del viaje que vuelve a casa, el regreso de Ulises contado por Homero en La Odisea”, explicó María Villarino, de The Map Comunicación, y coordinadora del proyecto, disponible en la web del Opus Dei.

El reportaje multimedia recoge las palabras del papa Francisco, cuando señala que “Dios es un Padre que me ama y espera mi regreso”. Según Villarino, “el papa Francisco acerca la imagen de la Iglesia como madre y hogar, no como una institución fría y burocrática”

El reportaje incluye los testimonios de Rosa, África, José, Ángel, María y Manuel, que cuentan sus itinerarios en relación a la fe y los momentos clave de su regreso a la Iglesia.

Entre otras vivencias, Rosa explica que “yo lo hacía todo por cumplir, por quedar bien, me sentía obligada”, y ahora veo que “Dios me mide por lo que amo, no por lo que hago mal; sé que si caigo tengo una red, y no pasa nada”. Rosa dice que “descorrí las cortinas de mi vida y entró la luz del sol”.

África recuerda que estuvo 20 años diciendo que no a Dios, y ahora “veo que si vives cara a El la vida es totalmente distinta, gira 180 grados”. José es artista y cuenta que “mi odio fue cediendo y se transformó en indiferencia, ahora veo que mi proceso interior es un milagro”.

La vida de Ángel, ya rehabilitado y con trabajo, ha estado llena de dificultades: “me refugié en las drogas, sin saber que iba directamente a refugiarme en el infierno”, mientras que María dejó de rezar “porque no se cumplía nada de lo que pedía”. Por su parte, Manuel, médico, pensaba que la Iglesia era perniciosa y que era imposible conciliar la fe y la ciencia. “Ahora, dice, me siento identificado con el hijo pródigo, nadie me echó en cara nada”, concluye.

El reportaje ha sido realizado por un grupo de periodistas y desarrolladores. Amaya Sánchez-Ostiz, diseñadora, explicó por qué apostó por el duotono: "Los personajes hablan de haber vivido dos vidas distintas, de ahí surgió la idea de combinar solo dos colores". Señala Sánchez-Ostiz también el peso que tienen los audios en el reportaje: “Nos gustaba utilizar audios porque es un modo muy íntimo de contar una vivencia. Además, la audiencia reclama contenidos que pueda consumir haciendo otras tareas...”.

Por su parte, Mónica de Solís, fotógrafa, afirmó que Regreso a Ítaca ha supuesto una experiencia única: “Todos los retratos han sido un gran reto, especialmente Rosa, por su fuerza y personalidad tan intensa, que te hace preguntarte ¿cómo encerrar en una sola imagen a esta tremenda mujer?”.

Más información aquí: Opus Dei- Regreso a Ítaca