Alfa Klubi (Tallin, Estonia)

Una buena alternativa para aprovechar el tiempo libre

El Alfa Klubi de la capital de Estonia inicia el año 2000, tercero de funcionamiento del club, con cuatro decenas de socios activos. En sus actividades han participado casi un centenar de colegiales entre diez y dieciséis años de edad.

El pluralismo es una característica primaria de esta iniciativa orientada a los jóvenes. Por encima de la aguda sensibilidad en relación con las diferencias étnicas que existen en el país, a los programas que ofrece el club acuden indistintamente estudiantes estonios, rusos, ucranianos y letones. En Tallin, donde sólo la mitad de la población tiene ciudadanía estonia, no es habitual que participen en actividades conjuntas jóvenes de distintos grupos lingüísticos y étnicos.

Las tardes de los martes se encuentran en el club Aleksei Atamanchuk, Cirill Starets, Andrei Võssoven, Pavel Repin, Priit Jõe, Harry Nuudi y David Mellov. Un buen conocedor de lenguas rápidamente concluiría que el primero es de ascendencia ucraniana, los tres siguientes rusos – alumnos y compañeros de curso en el principal colegio ruso de Tallin –, Harry y Priit tienen nombres inconfundiblemente finoúgricos y David es descendiente de una familia judía de Europa central. Los padres de los socios consideran muy positivo que sus hijos puedan relacionarse amistosamente con muchachos de distintas etnias.

Un tutor explica la formación de un nido de hormigas en los bosques de Finlandia

Con el apoyo de los padres

Los socios del Alfa Klubi pudieron viajar a Estocolmo en noviembre pasado para competir en fútbol y salli-bandy. Junto a los estudiantes viajó Heiti Pakk, padre de dos socios, conocido consultor en el ámbito empresarial de Estonia. Durante el viaje Heiti dictó a los jóvenes dos clases de liderazgo y trabajo en equipo. Gracias a la generosa participación de los padres, en el club se han podido llevar a cabo actividades en beneficio de los socios y sus familias. Se ha preparado, por ejemplo, un proyecto para el fondo de integración de minorías étnicas y se ha podido organizar un campamento de esquí de fondo en las pistas de Mõedaku, centro invernal cercano a la ciudad de Rakvere, al noreste del país.

Lenguas, informática y mucho más

El equipo de fútbol del Alfa Klubi

Las actividades regulares del club son la enseñanza de idiomas y la informática. Los socios del Alfa Klubi pueden aprender diversas lenguas: se ofrecen siete alternativas, aunque habitualmente las preferencias son inglés, alemán e italiano. En las clases de informática, uno de los resultados ha sido la página web, en permanente construcción.

Asimismo cada socio tiene un tutor con quien desarrolla un plan sistemático de asesoramiento académico y crecimiento personal. De acuerdo con sus padres, algunos socios han solicitado recibir clases de catecismo de la doctrina cristiana, con el fin de bautizarse o hacer la profesión de fe en la Iglesia Católica. En Estonia solamente el 22 por ciento de la población afirma creer en un Dios personal. En los últimos años, la Iglesia Católica está despertando un interés creciente en la población, y actualmente un 3 por ciento de los habitantes se declara afín al catolicismo.

A 200 Kilómetros del círculo polar ártico

Mait Ojamaa, miembro del equipo de fútbol

El verano pasado, los socios participaron junto al club Kuunarikerho en un campamento ecológico. El proyecto contó con financiación de la Unión Europea a través de Youth for Europe. La cita en la ciudad de Vitasaari, a sólo 200 kilómetros del círculo polar ártico, permitió que los colegiales de Estonia pudiesen apreciar la belleza natural de Finlandia y realizar excursiones guiadas a los parques nacionales de los alrededores. Al mismo tiempo se desarrolló un plan de formación en las virtudes humanas.

En ámbito deportivo, los fines de semana tienen lugar los entrenamientos de fútbol, bajo techo durante el rigor del invierno. El club ha participado con éxito en competiciones internacionales organizadas por la red báltica de clubes juveniles Baltic young association network (Byanet), de la que es socio fundador junto a Kuunarikerho de Helsinki, Bierkan de Estocolmo y Klubas 7-5 de Vilnius. Recientemente se ha incorporado a Byanet el Zaibo Klubas de Kaunas, Lituania.

En enero de este año tendrá lugar un encuentro deportivo internacional en la ciudad de Vilnius. El Alfa Klubi participará junto con clubes de Lituania y Polonia. En mayo se celebrará el ya tradicional Top-Nordic e Inter-Baltic, entre los clubes miembros de BYANET.