San José, Costa Rica. En la misa de San Josemaría

En homilía de la Misa por la festividad de San Josemaría, Mons. José Rafael Quirós agradece el trabajo que realiza el Opus Dei en Costa Rica.

Opus Dei - San José, Costa Rica. En la misa de San Josemaría

Mons. José Rafael Quirós recordó, en la Sta. Misa celebrada con motivo de la festividad de San Josemaría este 22 de junio (2019), aquellas palabras que nos suenan tan familiares: “Hijos míos, allí donde están vuestros hermanos los hombres, allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo. Es en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres.” (San Josemaría, Homilía en el Campus de la Universidad de Navarra, 8 de octubre de 1967).

Ante una catedral llena, el Arzobispo de San José nos animaba a hacer nuestras las enseñas del Papa Francisco: «Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente, a los padres que crean con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa.»”. Más adelante en su homilía Señor Arzobispo habló de la misión fundamental del laico -impregnar el mundo del Evangelio- y de ser fermento en medio de la masa. Al final de la misa, agradeció el trabajo que hace la Prelatura del Opus Dei en Costa Rica, tanto laicos como sacerdotes.

En la concelebración también participó Mons. John Baptist Itaruma, secretario de la Nunciatura.

Justo antes del final de la Misa, el Pbro. Carlos García del Barrio, vicario regional del Opus Dei para Costa Rica, contó una anécdota sobre San Josemaría y agradeció al Señor Arzobispo su presencia, cosa que facilitaba las oraciones de los fieles de la Prelatura por su persona e intenciones, y por las del Papa. Animó a los presentes a que sientan la responsabilidad y la llamada de ser santos, y ayudar a otros llevándoles la cercanía de Dios.

En medio de la gran muchedumbre que se encontraba en la Catedral, varias personas comentaron al final de la misa la alegría que les daba el haber asistido. Para algunas era la primera vez que participaban de la misa por la festividad de San Josemaría, y para otros es como una cita que se repite todos los años.

Gabriela Monge, profesora de enseñanza especial comentó que asistió a la Santa misa “porque San Josemaría es un santo de la Iglesia Católica a quien yo admiro y de quien he aprendido mucho. Intercede por mis intenciones y por las de muchas personas en todo el mundo.”

Casada y madre de gemelos, Meryan Cambronero, que asistió por segunda vez a la Misa de San Josemaría, explicaba que gracias a su esposo se ha acercado también a la Obra y siente que ya tiene mucha devoción a San Josemaría. Refiere que desde que frecuenta un centro del Opus Dei, ha conocido mejor su vida y sus enseñanzas. Especialmente le gusta el mensaje de buscar la santidad en medio de la vida ordinaria. Acudir a medios de formación le ayuda a entender y mejorar su misión como esposa y como madre, y ha enriquecido su fe.

Montserrat Chaves, casada, madre de tres hijos. Viene a la Misa de San Josemaría porque le tiene gran devoción y admiración a un Santo que nos invita a descubrir la santidad todos los días en medio de las labores ordinarias; y nos ayuda a descubrir el valor sobrenatural de vivir nuestra vida ordinaria con alegría y sirviendo a los demás. De hecho, por la intercesión de San Josemaría, apoya una labor social impulsada por el Opus Dei y el vivir el espíritu de la Obra todos los días en el servicio a los demás, y sobre todo de los más necesitados, ha conquistado su corazón.