Rumbo a Río 2013

Teresa estudia Derecho, asiste a los medios de formación del Opus Dei en un centro para universitarias, da catequesis en una iglesia cerca de su casa y procura sacarse algún dinero trabajando, porque lo tiene claro: después de Madrid 2011, tiene que ir a la JMJ de Brasil 2013.

Yo estoy ahorrando para ir a Brasil buscando “negocietes” aquí y allá, haciendo de azafata, El viaje cuesta tanto que a veces estoy a punto de rajarme. Euro tras euro, ¡con la que está cayendo! Pero ¡voy a empezar bien!

Me llamo Teresa, tengo 23 años, soy estudiante de Derecho y, aunque no soy de la Obra voy por un centro del Opus Dei.  Me considero una persona divertida, alegre, aunque no niego algún ramalazo nervioso…y a veces muy mal genio… ¡qué le voy a hacer! 

Entre mis aficiones: la música, el cine y la lectura. Puede sonar típico, pero leer me parece un viaje gratis. Disfruto pensando en otras vidas porque soy un poco “Antoñita la fantástica”. De la música ni hablo, me gusta todo y a veces me lanzo a tocar alguna cosilla. 

Me encanta dar paseos en moto con mi novio ¿Lo mejor? Descubres sitios nuevos y te olvidas de los horarios. 

En casa, a veces me meto en la cocina e intento sorprender con algo especial aunque, la verdad, se me da mejor hacer la compra.

Si me llaman para algún plan nunca digo que no. Soy adicta a la gente. ¡Y lo bien que se está con los amigos!

En un día normal, por la mañana voy a facultad, corriendo siempre, para no llegar tarde. Estoy bien entrenada. A veces aprovecho para buscar cosas en la biblioteca o fotocopiar los apuntes que me faltan. 

Las tardes, a estudiar, en casa o en Zurbarán, que es el centro del Opus Dei al que voy, porque estudiar con más gente, siempre es más motivante. También me gusta ir porque puedo hacer alguna visita al oratorio. Porque Dios y yo también somos amigos… Antes de la JMJ éramos sólo conocidos. JMJ: Jornada Mundial de la Juventud… ¿te suena? 

Ahora soy hasta catequista. Cómo suena, eh?  Aquello de Cuatro Vientos fue un antes y un después. 

Como descubrir a alguien que llevaba ahí toda la vida. De eso que dices, pero… ¿En qué estaba pensando yo?  Va y resulta que se puede ser cristiano y normal al mismo tiempo. Dios y yo somos ahora algo así como Bonny & Clyde,  Simon & Garfunkel, Sherlock & Watson…amigos…sí. Me ayuda a ser buena amiga, buena novia, buena profesional, buena gente oye…Y tratar de mejorar lo que tengo hoy al alcance con alegría y narices y con esfuerzo. Por eso quiero ir yo a Brasil, a la próxima JMJ, y ¡a coger gasolina! ¿Os he dicho que estoy ahorrando?