​No limitarse al aspecto defensivo sino al sentido positivo, producir el bien

Tertulia con el prelado el 28 de enero en Iribó (28 de enero de 2019).

Opus Dei - ​No limitarse al aspecto defensivo sino al sentido positivo, producir el bien

El 28 de enero en la sede del colegio Iribó el Prelado tuvo una segunda tertulia, esta vez por la tarde, a las 6:00 PM. Poco a poco fueron llegando los asistentes y hasta ser necesario utilizar parte de las graderías, que no estaba previsto en este caso.Dentro de la gran cantidad de asistentes, había un buen grupo de antiguos residentes del Centro Universitario Miravalles.

El Padre inició hablando de la alegría y se extendió durante un buen rato. De lo necesaria que es para la misión del cristiano de reconducir el mundo para Dios. De cómo nos hace fuertes para enfrentar el trabajo y estar atentos a las necesidades de los demás, de cómo nos da impulso.

Continuó recordando como San Josemaría nos ha enseñado a vivir la alegría como norma de siempre.Siempre podemos y debemos estar contentos, aún en medio de las contrariedades pues gozamos del amor de Dios. En cambio cuando hay tristeza se cortan las alas del alma para que no vuele. Por eso hay que tener Fe en el Señor y dejarnos sentir de su amor. Terminó diciendo que debemos vivir con la alegría de los hijos de Dios. Pidió oraciones por el Santo Padre y mencionó que si el Papa pide que recemos por él, es porque conoce el poder de la oración.

El primero en preguntar fue Franklin Binns, quien actualmente vive junto con su familia en Ciudad Neilly. Su pregunta fue sobre las familias numerosas y como animar a otros a ver los hijos con alegría y como luchar cuando las familias numerosas son vistas como algo negativo. El Padre recordó que hay familias que no han podido tener hijos, pero las que tienen, han de considerar que cada hijo es una bendición de Dios. Recordó como hay muchas personas que se alegran al ver que hay familias numerosas y las admiran.Animó a Franklin a apoyar la formación de matrimonios jóvenes.

Ulrich agradeció al Padre por el apoyo que brinda la Obra en la formación de sus hijos a través del colegio y club. Comentó que tiene un hijo aspirante y que cuando su hijo de 15 años hace poco se le acerco y le pidió permiso para ser aspirante a numerario, él tuvo que empezar por averiguar que era un numerario ni un supernumerario. El Padre le aconsejó estar siempre cerca de sus hijos y de rezar por ellos. Le recordó que los aspirantes aún no tienen un compromiso jurídico con la Obra.

Cecil hizo una pregunta sobre la aparente felicidad de algunas personas que les va bien en la vida, tienen un buen trabajo, da la impresión de que tienen todo lo que necesitan y que eso los lleva a plantearse no necesitar a Dios. El Padre le recordó rezar mucho por esas personas y que por medio de la amistad se podía profundizar con ellos para ayudarles. Recordó el Padre que la amistad misma es apostolado y que eso conlleva invertir tiempo y querer el bien para el otro otro.

Sobre el sentido sobrenatural de la enfermedad y el dolor, Carlos Alvarez pidió que por favor le ayudaran a leer su pregunta en voz alta. Carlos ha quedado prácticamente sin voz por un cáncer del que se conocen muy pocos casos que ha hecho que pierda facultades y tuvo que dejar su trabajo como profesor universitario.Sin embargo él es feliz y preguntó al Padre como sobrellevar el dolor y enseñar a otros a sobrenaturalizarlo. El Padre le animó.

Luis Fernando comentó al Padre de su hermano mayor Ricardo, que estuvo muy grave de salud hace unas pocas semanas y que se recuperaba poco a poco. A Ricardo se le ve visiblemente débil, pero con una gran sonrisa siguió la tertulia. Luis Fernando preguntó al Padre sobre el cariño y apoyo que habían sentido todos durante los momentos más difíciles de su hermano y como contagiarse de ese espíritu. El Padre aprovechó para hablar del dolor, del sufrimiento y llevar con alegría la Cruz de Cristo.Ambos hermanos pudieron saludar al Padre al final de la tertulia.

Luis trabaja en una empresa que tiene salas de cine y le encanta su trabajo.Preguntó sobre ambientes difíciles desde el punto de vista moral que muchas veces debe sorterar. El Padre le contestó que debe haber un gran “determinación de firmeza, de coherencia, y de alguna manera tener claramente trazadas unas lineas rojas por donde ahí no se pasa; aunque haya que perder beneficios económicos". Continuó el Padre: “Luego, intentar, como ya haces, siguiendo una frase de San Josemaría, ahogar el mal en abundancia de bien, y procurar incluir para producir cosas buenas, que no tienen que ser explícitamente de mensajes cristianos, pero que sean humanamente dignas, limpias, con valores humanos.El Padre mencionó de nuevo las lineas rojas donde se diga: por aquí no pasamos, pero “no limitarse al aspecto defensivo sino al sentido positivo, producir el bien. Pide luces a Dios, ayuda al Señor, porque también el trabajo para hacerlo bien -no solo para cosas puramente espirituales- para la vida común y corriente, tenemos que pedir ayuda al Señor.

Gonzalo preguntó al Padre sobre como aprovechar mejor apostólicamente los viajes de trabajo y su amistad con algunos sacerdotes que va conociendo pues procura arreglárselas para ir a Misa todos los días cuando está fuera del país. El Padre aprovechó para hablar de nuevo sobre la amistad.

La tertulia terminó a las 6:50 PM. Varios querían seguir preguntando pues el ambiente estaba caldeado, pero no fue posible pues al terminar el Padre iba a saludar al guarda del colegio, y a una familia que le esperaba. Carlos, un periodista, pudo saludar al Padre en medio de un simpático tumulto y quedó removido con la amabilidad del Padre.