El beato Álvaro del Portillo vuelve a la Escuela de Ingenieros de Caminos

El jueves 14 de mayo fue bendecido un cuadro del Beato Álvaro del Portillo en la Capilla de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

Noticias

A las dos del mediodía tuvo lugar una Santa Misa en la Capilla de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, en la que han concelebrado D. Enrique Rueda, Capellán de la Escuela; D. Pedro Álvarez de Toledo, Vicario del Opus Dei para Madrid-Oeste; D. Manuel Martín Bernáldez, antiguo alumno de la Escuela; y D. Pedro Pablo Cano, Párroco de Nuestra Señora del Puig, de Vallecas.

La ceremonia era por la fiesta del Patrón, Santo Domingo de la Calzada y del Beato Álvaro del Portillo, antiguo alumno de la Escuela; al comienzo de la Santa Misa, D. Pedro ha bendecido el cuadro del Beato Álvaro que se ha colocado en la Capilla.

Este cuadro lo ha pintado la artista Pilar Venegas, por encargo de un grupo de profesores y alumnos de la Escuela. Ha sido financiado por cuestación popular entre profesores, empleados y alumnos; han colaborado más de cincuenta profesores.

La ceremonia era por la fiesta del Patrón, Santo Domingo de la Calzada y del Beato Álvaro del Portillo, antiguo alumno de la Escuela; al comienzo de la Santa Misa, D. Pedro ha bendecido el cuadro del Beato Álvaro que se ha colocado en la Capilla.


Se ha logrado recaudar una cantidad bastante superior al coste del cuadro, que se destinará a pagar las obras de la Parroquia de Nuestra Señora del Puig, en la Villa de Vallecas, en recuerdo de las labores sociales que realizó Álvaro del Portillo cuando era estudiante con otros compañeros suyos.

Han acudido el Director de la Escuela, Francisco Garrido, y bastantes catedráticos, profesores, empleados, alumnos e Ingenieros de Caminos ya profesionales.

Se ha logrado recaudar una cantidad bastante superior al coste del cuadro, que se destinará a pagar las obras de la Parroquia de Nuestra Señora del Puig, en la Villa de Vallecas, en recuerdo de las labores sociales que realizó Álvaro del Portillo cuando era estudiante con otros compañeros suyos

“Cuando se mira la imagen de un Santo, de un Beato, -comentó D. Pedro en la homilía- uno trata de recordar algún aspecto de su vida, alguna enseñanza, acudir a él como intercesor ante una necesidad… Hoy bendecimos esta imagen del Beato Álvaro, Obispo, Ingeniero de Caminos, y Ayudante de Obras Públicas, Ingeniero Civil decimos ahora… Y lo hacemos por iniciativa de la Escuela y un grupo de profesores. A todos vosotros gracias. Y de manera especial al director por estar presente ahora y en la actividad de hace un tiempo que mostró en unos paneles escenas de su vida y de su CV como Ingeniero.

“Al ver esta imagen querría que nos evocara las siguientes ideas. Unas palabras de San Josemaría que le escuché en una ocasión en la que no estaba delante Don Álvaro… Querría que le imitarais en muchas cosas pero de manera especial en su lealtad. En este montón de años se le han presentado ocasiones de no serlo pero ha tenido una fidelidad que es ejemplo para todos. Por eso en la Misa destacamos que ha sido un Pastor fiel a Jesucristo y ha cuidado de su rebaño.

 Parroquia de Nuestra Señora del Puig, en la Villa de Vallecas


“Al ver esta imagen pedid por todos los profesores, alumnos, personal no docente… que sepáis inculcar la lealtad en todos los aspectos de la vida. Lealtad a la familia, a los compañeros, a los lugares de trabajo, a la sociedad.

“El recuerdo del nuevo Beato está unido a un modo de ser. Lo expresó el Papa Francisco en una carta dirigida al Prelado del Opus Dei y que se leyó en la Beatificación de Álvaro del Portillo, en Valdebebas: Especialmente destacado era su amor a la Iglesia, esposa de Cristo, a la que sirvió con un corazón despojado de interés mundano, lejos de la discordia, acogedor con todos y buscando siempre lo positivo en los demás, lo que une, lo que construye. Nunca una queja o crítica, ni siquiera en momentos especialmente difíciles, sino que, como había aprendido de san Josemaría, respondía siempre con la oración, el perdón, la comprensión, la caridad sincera.”

Que el Beato empuje a quienes se encuentren con él en esta Capilla a servir a los demás y a no quedarse en la comodidad de unos planteamientos egoístas. Formad a vuestros alumnos en este deseo de ayudar allí donde estén

“Esta representación que lleve a todos los de esta Escuela a vivir de este modo: acogedores, ver lo positivo, lo que une, no críticas, comprensión, caridad sincera. De algún modo las palabras de la Primera Lectura: llevar a la gente a los buenos pastos del entendimiento. Preocuparos de los alumnos, ayudarles… es el comentario que hizo Edelmiro Rúa, Catedrático y antiguo Director de la Escuela, aquí presente, de lo que le contaba su suegro Juan Batanero, también antiguo Director de la Escuela, y compañero de estudios de Álvaro del Portillo: hacía favores, prestaba apuntes, y visitaba a personas necesitadas en las barriadas extremas de Madrid…

“Efectivamente, quienes le trataron en la Escuela, recuerdan su preocupación por las personas más necesitadas y que con frecuencia iba a barrios extremos de Madrid para ayudar a familias necesitadas, llevarles algo, dar clases de catecismo, prestar favores… Que el Beato empuje a quienes se encuentren con él en esta Capilla a servir a los demás y a no quedarse en la comodidad de unos planteamientos egoístas. Formad a vuestros alumnos en este deseo de ayudar allí donde estén. Una manifestación es este deseo vuestro de ayudar a la Parroquia de Nuestra Señora del Puig, en la Villa de Vallecas, cuyo Párroco se encuentra hoy entre nosotros.

“En este mes de Mayo acudimos a la Virgen para que Ella nos ayude a ser fieles y leales, sembrar comprensión con todos, y ayudar a los que pasan necesidad”.